Harto de el cine.

Suena extraño el escribir esas palabras como inicio de un post, pero definitivamente eso es lo que siento, estoy harto del cine, no de todas las películas, pero definitivamente de todo lo que va dirigido a las personas de mi edad.
A lo largo de los años yo he visto múltiples películas, en su mayoría animaciones, y he llegado a la conclusión de que la animación se ha vuelto superior al cine con actores reales, y honestamente no me sorprende, cuando las películas con actores reales tienen errores de trama como los que vi en “Se Busca” o son porquerías aterradoramente malas como cualquier trabajo de Michael Bay, queda claro que el cine se ha vuelto un ámbito decadente y corrupto, donde no se premia el talento sino la popularidad.
Claro, hay excepciones, pero incluso esas excepciones no son tan buenas, un ejemplo de esto es la triología de El Hobbit, que merece cambiarle el nombre a Codicia en Tres Partes, aunque la saga fue de buena calidad una buena parte del contenido resultó ser relleno, relleno que no era necesario, fácilmente pudo haberse dividido en dos partes y ser una saga genial, pero obvio, eso produce menos dinero.
Desafortunadamente esta tendencia es algo que no parece cambiar, un ejemplo de eso es el hecho de que Hasbro Studio’s un estudio que se dedica a hacer películas de las franquicias de Hasbro es capaz de hacer buenas animaciones, pero todos los intentos de hacer una película con actores humanos han resultado en fracaso.
Pero no todo está perdido, aún hay esperanza, claro esta tenía que venir de un estudio con experiencia en animaciones, hablo de Disney, uno de los pocos estudios capaces de lograr buenas películas con actores reales sin crear cantidades innecesarias de secuelas, un ejemplo de esto ha sido su manejo de las franquicias de Marvel, que desde la adquisición por parte de Disney ha logrado hacer películas de calidad superior a las que han sido producidas por Universal o Fox.
En conclusión, como suele ser el panorama es preocupante, sin embargo aún existe la posibilidad de que mejore, siempre y cuando las personas estén dispuestas a permitir ese cambio y detener a los productores de basura como Michael Bay, quien el año pasado nos insultó con dos pedazos de porquería espantosos, mismos que algunos estúpidos consideraron podrían ser buenos.

Anuncios